Miracast es un nuevo formato para transmitir archivos multimedia, tales como fotos, música o películas sin necesidad de cables u otros impedimentos físicos, gracias a su conectividad mediante WiFi. Con esta tecnología vamos a poder conectar nuestro teléfono al resto de dispositivos de la casa, la tele, el reproductor de DVD o la Tablet.

Actualmente podemos encontrar estos protocolos en las principales marcas de móviles, como Android, Samsung y LG. En cuanto a la calidad, permite reproducir Full HD a 1080p y soporte dispositivos 5.1 para el audio. Las ventajas de esto son evidentes, además de ahorrarnos espacio y líos con los cables, ya no necesitaremos un conector HDMI o de otro tipo y todo transcurrirá a través de la red local.

Compatibilidad y Seguridad

Las principales marcas están comenzando a adaptarse a este protocolo, en este sentido empresas tan reconocidas como Sony, Nvidia, Intel o Broadcom ya han conseguido los certificados correspondientes  y sus próximos modelos serán totalmente compatibles con esta tecnología.

La seguridad con una red abierta es muy importante, por lo que para evitar a “invitados inesperados”, Miracast incorpora el cifrado WPA2-PSK mediante el cual nadie más que nosotros podrá controlar los dispositivos.

¿Qué aparatos tienen Miracast?

La mayoría de los dispositivos móviles, Smartphones y Tablets que tengan instalados el último sistema operativo de Google tienen soporte nativo para Miracast. Por otro lado, tu televisor debe tener la certificación Miracast TV, que empezaron a darse a comienzos de 2013  dentro de las siguientes marcas: Panasonic, Sony, LG o Samsung.

De todas formas, si no tienes intención de comprarte una tele nueva, también puedes adquirir un adaptador a esta tecnología, como por ejemplo el Netgear PTV3000 MediaPlayer, con un precio algo superior a los 60 euros.

¿Cómo conectar mi televisor a Miracast?

Primero debemos configurar nuestro televisor para crear la Red Miracast. Dependiendo del modelo esta opción puede estar en una categoría u otra, busca algo similar a “Conexiones”, “Stream” o “Compartir”. Una vez que hemos creado la red tenemos que encender nuestro móvil y entrar en Configuración, después en Pantalla y finalmente en Wireless. Dentro de este último apartado debemos activar la función Wireless Display y esperar a que el teléfono detecte automáticamente la nueva red doméstica.

Una vez hecho esto, podremos conectarnos con un simple toque de pantalla. Miracast puede encontrarse en otros dispositivos llamados de distinta manera, aunque sea lo mismo, por ejemplo, en el Samsung Galaxy S4 lo encontramos como “Screen Mirroring” y para conectarnos a él hay que entrar en la pestaña de Conexiones en lugar de la de Pantalla.

Si hemos conectado adecuadamente ambos dispositivos, seremos capaces de ver películas o fotografías, escuchar música o hacer nuestras tareas cotidianas desde una pantalla mucho más grande.

¿Miracast tiene algo negativo?

Como siempre que se usa la tecnología WiFi, es posible que se dé algo de lag, los cables son un estorbo, pero mantienen intacta la calidad de la transmisión mucho mejor que cualquier sistema inalámbrico.