Calentadores de agua, ¿qué es mejor luz o gas?

Ducha

A veces necesitamos comprar un calentador de agua y tenemos la duda de si comprarlo de luz o de gas. Y es algo que debemos de tener claro porque cada uno tiene sus ventajas y desventajas.

No podemos estar sin agua caliente. En verano puede que nos dé igual meternos en la ducha a temperatura normal, pero cuando llega el frío no hay quien se meta en el agua. Bueno, aparte de la gente que veo meterse en los lagos de hielo. Yo no lo haría vaya.

Así que he preparado ésta guía para que sepas que calentador elegir según tus necesidades. A todo el mundo no le viene bien el mismo por diferentes necesidades, así que veamos con cuál nos quedamos.

Vamos a ver en cada uno de ellos los factores que pueden ser decisivos a la hora de elegirlos. No voy a entrar en precios, porque dependiendo los modelos, pueden ser similares. Pero los eléctricos suelen ser algo más económicos.

Calentadores de gas

Calentador de gas

Ya sabemos todos lo que es un calentador de gas. Le pones una bombona o incluso gas ciudad y ya tenemos agua caliente. Así que veamos sus ventajas e inconvenientes.

Bombona o gas ciudad

Una de las cosas que nos puede hacer tirarnos a por un calentador de gas, es si tenemos disposición de gas en nuestro piso o casa. Yo personalmente lo prefiero a la típica bombona. Si alguna vez te has duchado en invierno y se te ha acabado la bombona, sabes de lo que te hablo.

Y te ahorras el estar pendiente al camión del reparto, a salir tras él por no haberlo escuchado a tiempo y el tener que cargar bombonas en el coche por haber tenido que ir a una gasolinera a por la bombona.

Presión del agua

Un problema que yo le veo a los calentadores de gas es el problema con la presión del agua. Como ésta le de por ser más baja, el calentador bajará la llama y la temperatura del agua. Incluso algunos pueden llegar a apagarse de la poca presión que haya.

Agua caliente al instante

La mayor ventaja de éste tipo de calentadores es que tendremos agua caliente al momento. Basta con abrir el grifo y se encenderá y al poco ya saldrá el agua a la temperatura que hemos puesto.

Son seguros

Ya hemos escuchado mil veces de bombonas que han explotado, pero no suele ser normal en una instalación en condiciones. Si además le sumamos la gran cantidad de sensores que éstos incorporan, los hacen muy seguros.

Por si no lo sabes, éstos calentadores traen unos sensores que hacen que el calentador se apague si hay un escape de gas o por algún motivo la ventilación no va bien y se acumulan gases.

Calentadores eléctricos

Calentador eléctrico

Un calentador eléctrico tiene un funcionamiento muy sencillo. Lo enchufas, esperas a que el agua se caliente y listo. Pero no es oro todo lo que reluce, así que veamos sus características.

Agua caliente con poca presión

Con un calentador eléctrico no vas a tener problemas de que se te apague o te salga fría por la presión. Debes de ser consciente de que el agua no es infinita como con los de gas, pero no vas a tener sorpresas en mitad de la ducha.

El agua caliente está limitada

Otro inconveniente de los calentadores eléctricos es el limite del agua. Tu puedes comprar uno que tenga 100 litros y si, tu tienes 100 litros de agua caliente. Lo que no sabes es que a medida que tu abres el grifo y va saliendo agua, al calentador le va entrando agua fría y va enfriando en agua que ya tiene.

Así que no se aprovecha todo el agua que tiene dentro. Por eso hay que elegir bien el nuestro, según los miembros de la familia y la costumbre al usar el agua.

Programables

La ventaja de éste tipo de calentadores es que se pueden comprar programables para que se enciendan y se apaguen a unas horas. Con ésto conseguimos un buen ahorro energético, que ya sabemos que no está la electricidad como para ir derrochando.

¿Cuál elegir?

Yo te diría que si no te quieres complicar la vida con temas de bombonas, o con problemas de presión, que te decantases por uno eléctrico. El agua está limitada, pero no falla.

Pero si sois una familia bastante numerosa o por algún motivo no queréis tener limitada el agua caliente, os compréis uno de gas y no habrá problemas de tener que ducharse con agua templada o fría porque el que se ducho antes que tú, se ha tomado una ducha demasiado relajante.

Centro de preferencias de privacidad

Cookies imprescindibles

wordpress

Cookies de terceros

Se utilizan para analizar las visitas y el comportamiento del usuario en la web.

_ga,_gid
_ga,_gid

Ir arriba