Las vacaciones son para descansar, para desconectar y para tener tiempo para poder dedicarlo a lo que más nos gusta.

Para algunos podrá ser realizar algún deporte o reunirse con los amigos, pero si hay algo indiscutible es que la tecnología se pone al servicio de nuestro entretenimiento: desde aplicaciones o wereables que nos ayudan a ser más competitivos en el deporte hasta bonus de bienvenida paras juegos online como Merkur Magic Casino.

El casino físico de toda la vida no ha pasado a la historia aún y es muy probable que no lo haga nunca, pero internet y distintas plataformas han democratizado, de alguna manera, la industria del juego. Es verano. Si queremos, ¿por qué no jugar una partida póker si nos apetece? ¡Tenemos tiempo libre!

Unas vacaciones diferentes

Y, como anunciábamos, la tecnología ha permitido que podamos jugar a la ruleta sólo necesitando una conexión a internet,.

Pero también ha conseguido que podamos escuchar música debajo del agua o poder grabar nuestra actividad de ski acuático y nuestro día de submarinismo, los peces, los erizos, las estrellas de mar y nuestra respiración.

Podemos grabar y emitir en directo nuestra llegada a la plaza de Obradoiro si hemos hecho el Camino de Santiago y, además, con el desarrollo de las últimas baterías portátiles sin miedo a que se nos apague el teléfono móvil.

No hemos hablado de los drones. Podemos jugar con ellos, como cuando éramos pequeños con las cometas.

Estas cometas son especiales y podemos incluso hacernos fotos con ellas y enviarlas a nuestros amigos y familiares y dejar que los más pequeños de la familia las coloreen, como antiguamente se hacía en un cuaderno de dibujos.

Y ya no tenemos que tener miedo a llevarnos el libro a la playa y que se nos pueda llenar de arena, agua y sal. Tenemos un libro electrónico, con la posibilidad de tener muchas novelas cargadas. E incluso podemos leer el periódico desde allí.

Es cierto que no es el mismo tacto, pero no se nos llenan las yemas de los dedos de tinta y no tenemos que estar agarrándolo fuerte para evitar que se vuele o que se pueda romper cada vez que intentamos pasar una página.

Podemos contar los pasos que damos en nuestro paseo por la playa, las calorías que, muy gustosamente, ingerimos, las horas de sueño y lo bien que dormimos sin tener que ir a trabajar al día siguiente e, incluso, podemos desincronizar el correo y practicar eso que llaman ya desconexión digital y que se ha convertido en un derecho en Francia.

Y, el último día de las vacaciones, también podemos preparar la nevera y hacer la compra online y que llegue a casa una hora después que nosotros. O podemos meter varios ingredientes en la batidora y esperar a que se haga nuestro cóctel de frutas simplemente dándole a un botón.

Y la tecnología sigue avanzando…

La tecnología ha venido para quedarse y, seguramente, se disfrute más en verano, con más tiempo y mejor ánimo.

No sustituye a nada, algunas veces se presenta como alternativa, otras como ayuda complementaria, pero lo que está claro es que nuestra vida ni nuestras vacaciones ya no serían las mismas sin ella.

¿Cómo ha cambiado la tecnología tus vacaciones?