Cuando vamos a comprar un televisor nuevo, vemos que hay muchos precios entre modelos del mismo tamaño. Una característica que hace aumentar el precio, son los Hercios y os voy a explicar las diferencias, para que podáis tomar una decisión.

Para empezar, explicaremos que los Hercios, es la capacidad de refresco de la pantalla. Si un televisor tiene 50 Hercios, significa que se actualiza la pantalla 50 veces por segundo. Tenemos que saber, que un vídeo, está hecho con una serie de fotogramas que salen uno detrás de otro, 50 Hercios por segundo = 50 fotogramas por segundo. Si la señal que nos entra por antena va a 50 Hercios, en teoría, con 50 Hercios tendríamos de sobra, pero no es así.

Resulta que el ojo humano, es capaz de detectar el salto de un fotograma al siguiente. Yo al principio de vender televisores, casi no me daba cuenta, hasta que encontré la diferencia y cuando te la explican, vaya si se nota. En un televisor de 50 Hz, la imagen va como dando pequeños saltos, ésto se nota mucho en imágenes con movimientos rápidos, carreras de coches, fútbol, etc… En un televisor de 100 Hz, la imagen va muy fluida y de una realidad asombrosa.

Hay televisores de 50, 100, 200 y bastantes más Hercios. No es lo mismo los hercios en plasma que en lcd o led. Y tampoco son lo mismo los Hercios nativos de la pantalla, que los Hercios mejorados. Los Hercios mejorados, los utiliza cada marca y cada uno, les asigna una serie de letras, CMR, MCI, etc. Son Hercios que al mismo tiempo que suman el refresco, añaden por ejemplo, un fotograma en color negro, para mejorar la calidad. Ya os iremos expandiendo poco a poco ésta información.

Para elegir los Hercios, es como todo en ésta vida, cuanto más mejor, pero como los televisores de 200 Hz, suben un poco de precio, os diría que uno de 100 Hz, estaría muy bien. Lo que os recomiendo que si vais a una tienda, le digáis al vendedor que os compare uno de 50 con otro de 100 y veréis la diferencia.